La familia de Santiago Maldonado apeló y cuestionó los peritajes

La familia de Santiago Maldonado apeló la resolución del juez federal Gustavo Lleral, pidió su apartamiento de la causa y solicitó la nulidad del fallo con el que este magistrado pretende cerrar el expediente por la desaparición forzada del joven.

Tal como había anticipado Página/12, uno de los argumentos es la condición de “datos” y no de “prueba” de los elementos en los que se basa el juez para elaborar sus argumentos. Y acaso el más evidente es el supuesto peritaje sobre el DNI que apareció en el bolsillo, cuando en realidad no usaron ese documento sino doce muletos porque el propio juez admitió que sobre el que llevaba Santiago se había roto la cadena de custodia.

En la apelación de la familia de la víctima, que dará una conferencia de prensa a las 12 en el Hotel Bauen, también se cuestionó con dureza la actuación de la fiscal Silvina Ávila y del anterior juez de la causa, Guido Otranto. “Trabajaron de manera oculta en sentido contrario al objeto procesal”, dijo la abogada Verónica Heredia. “La violación al cumplimiento de los plazos procesales y a la consecuente falta de intervención de la querella permitió el dictado de la sentencia que se apela el 29 de noviembre de 2018. El infinito dolor, humillación, desolación, angustia que generó a la familia Maldonado, sumado a los innumerables nuevos ataques que la sorpresiva sentencia habilitó, son agravios que impedirán continuar al doctor Gustavo Lleral como juez imparcial en esta causa”, agregó. Por ello solicitó expresamente que, al dictarse la nulidad en esta causa, sea apartado del expediente.

Sergio Maldonado repetía la semana pasada que el propio informe de autopsia había dicho que el cuerpo tenía signos de “crioconservación” y que nadie le había dado una respuesta a eso. Así, la fueron a buscar ellos y la plasmaron en la apelación presentada ayer. La doctora Sara Maldonado dijo sobre el cuerpo: “La crioconservación es el proceso en el cual las células o tejidos son congelados a muy bajas temperaturas, generalmente entre -80 C y -196 C. (…). Es la prueba que el cuerpo fue extraído del agua y llevado a una cámara”. Esto va en coincidencia con el estudio realizado por el perito Enrique Prueguer quien ya había afirmado que el cuerpo fue “plantado”, tal como sospechaba la familia.

En un medular y extenso escrito de apelación, Heredia destacó que el juez Lleral no le dio curso a las partes para conocer los detalles de la pericia del INTI Plásticos sobre el DNI. ¿Habrían sido demasiado fuertes las presiones que dijo a la madre de Maldonado haber sufrido y estaba tan apurado que omitió hacerlo?

Antes de cerrar la causa de Santiago, se difundieron a través de Infobae y Clarín que las conclusiones de la pericia realizada al DNI habrían confirmado categóricamente que el cuerpo estuvo 90 días en el agua. Una lectura del fallo de Lleral arroja que esto es falso. La pericia al DNI de Santiago Maldonado, según argumenta el juez en la página 164/165 de la sentencia, concluyó que:

– Les resultó lógica y materialmente imposible experimentar en las mismas condiciones en la que se encontraba el DNI de Santiago. Intentaron reproducir las condiciones lo más parecido posible, pero no iguales debido a la naturaleza cambiante del ambiente fluvial;

– Estableció que, en definitiva, un DNI de las características del documento hallado junto a la víctima, puede soportar un tiempo de sumersión en agua idéntico al transcurrido entre la desaparición y hallazgo del cuerpo de ésta, sin sufrir degradación en su estructura.

– Según el juez: “Habiéndose concebido un ensayo de simulación con la mejor aproximación, factible de implementación, de las condiciones en que fuera encontrado el DNI de Santiago Maldonado en el lugar del hallazgo, y a la luz de los resultados obtenidos en cuanto a que los DNI tarjeta ensayados durante 90 días de inmersión en agua (a 7°C), no sufrieron cambios significativos permanentes de brillo, color, legibilidad y contraste, es decir no presentaron deterioro, se concluye que el DNI de Santiago Maldonado pudo haber estado sumergido en el lugar en que fue hallado, por un periodo de hasta 90 días”. Y agregó que “las láminas de PVC con las que están confeccionados los DNI mostraron una resistencia a cuestiones de humedad que no alteran significativamente la impresión del documento ni su soporte de cobertura plástica”.

En su cuenta de Facebook, el licenciado en criminalística Eduardo Prueguer conjugó estricto sentido común y razonamiento científico al afirmar que “si no observaron ninguna modificación o alteración significativa en ninguna de los documentos peritados, significa que no pueden determinar el tiempo que estuvo sumergido el DNI de Santiago. Y eso es porque el PVC se caracteriza por su elevada resistencia ambiental y a la abrasión, y su degradación es centenaria. Por lo cual la ausencia de modificaciones o alteraciones significativas en las muestras peritadas determinan la imposibilidad de relacionar deterioro y tiempo. Esto quiere decir que un DNI sumergido 10 días, 20 días, 30 días o 90 días se encuentra en condiciones similares, sin deterioro”.

Pero más grave aún son tanto la evidencia de que la temperatura del agua del presunto peritaje ni siquiera coincide con la misma temperatura del agua mencionada en la autopsia como la manipulación de las variables para obtener un resultado diferente al que sugirió en informe sobre el polen en las ropas de Santiago. “Por otro lado, en estas experimentaciones sobre los DNI utilizaron una temperatura promedio de 7°C, según surge de los argumentos del juez en la sentencia en página 164, pero en la autopsia los Médicos Forenses utilizaron una temperatura de 3.2°C, 3.5°C y 3.9°C, como consta en las paginas 79-80 del informe de autopsia, para interpretar la tabla REH que permite relacionar deterioro del cuerpo y temperatura promedio para conocer el tiempo que lleva el cuerpo sumergido en el agua”, expresó Prueguer. “Aquí hay una fuerte contradicción y evidencia de manipulación de variables, porque cuanto más baja sea la temperatura la tabla arroja mucho más días de sumersión. La temperatura que se utilizó en la experimentación de los DNI es la más cercana a la temperatura promedio que debieron haber utilizado los médicos forenses en la autopsia”, concluyó.

En rigor, los documentos a los que accedió este diario confirman lo expuesto.

Las temperaturas de las Estaciones Río Chubut- Gualjaina y Río Chubut – El Maitén, a fojas 32 del informe de la autopsia, sobre las temperaturas registradas en el período desde la desaparición hasta el hallazgo:

Fecha:  09/08/17 a las 13:05 ………….. 4,1°C

Fecha: 20/08/17 a las 12:30 …………… 3,5°C

Fecha 28/10/17 a las 13:00 ……….. 11,23°C

Temperatura Promedio 6.27°C

“De haber utilizado la temperatura promedio como indica la Tabla de REH, y no la temperatura mínima, el resultado en días de permanencia del cuerpo en el agua sería entre 20 y 30 días, coincidiendo con el informe de la palinóloga, punto 10 de la página 54 de la autopsia”, resumió el hijo de Enrique Prueguer, también licenciado en criminalística.

Página 12

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.