Neuquén: dos derrames de YPF en menos de un mes

Tras el derrame de gas no convencional y petróleo durante 36 horas del viernes 19 de octubre en el pozo Bandurria Sur, YPF reportó un nuevo derrame en el yacimiento Loma La Lata, en la localidad de Añelo.

Dos derrames en menos de un mes en Neuquén. Tras el episodio de contaminación de gas no convencional y petróleo durante 36 horas del viernes 19 de octubre en el pozo Bandurria Sur del yacimiento de Vaca Muerta, YPF reportó “un episodio de surgencia de agua, gas y lodo base agua ocurrido el pasado viernes 2 en un pozo convencional en el yacimiento Loma La Lata”, en la localidad de Añelo, parte de la cuenca neuquina. Fiel a su estilo, la empresa recién lo informó cinco días después y no brindó detalles del impacto ambiental del derrame.

La empresa estatal comunicó que “investiga las causas de un episodio de surgencia de agua, gas y lodo base agua ocurrido el pasado viernes en un pozo convencional en el yacimiento Loma La Lata”. Asimismo, informó que “el producto derramado, una mezcla de lodo base agua y gas, se contuvo mayormente dentro del perímetro de la locación”, que “se calcula que el volumen fue de 0,6 metros cúbicos” y que “no hubo afectaciones de ningún tipo al personal”. También agregó que “una vez controlada la situación, se iniciaron los trabajos de caracterización, limpieza y remediación de la locación y el entorno. Al mismo tiempo, se dio aviso a las autoridades de aplicación”. Lo cierto, es que la empresa no dio detalles sobre el impacto ambiental del derrame.

El hecho es el segundo que se produce en menos de un mes en un yacimiento explotado por la petrolera estatal en Neuquén: el hecho anterior ocurrió el 19 de octubre en el yacimiento Bandurria Sur de Vaca Muerta donde hubo un escape de gas no convencional y petróleo durante 36 horas, con un impacto ambiental de proporciones aún no clarificadas.

El hecho fue ocultado por varios días por el Gobierno nacional y por la empresa YPF, hasta que tomó estado público a partir de videos tomados por la población local que empezaron a circular en las redes sociales. Recién ahí YPF salió públicamente a reconocer el hecho y sostener que fueron afectadas 45 hectáreas, mientras que las organizaciones ambientalistas FARN y Greenpeace difundieron imágenes satelitales que demostraban que el área afectada era equivalente a más de 80 hectáreas. El equivalente a 10 canchas de fútbol. O a 46 manzanas de un barrio promedio.

A los pocos días se conocieron también más imágenes que demostraban el gran impacto ambiental que tuvo el derrame en la zona. En esas fotos se puede apreciar a un tractor de YPF trabajando en medios de auténticas lagunas, pequeños riachuelos y piletones repletos de petróleo.

Santiago Cané, coordinador de asuntos legales de FARN, señaló: “Con el afán de bajar los costos de producción y de continuar con la extracción de hidrocarburos a cualquier precio, las autoridades desconocen sus obligaciones, ocultan los peligros que provoca la actividad y subestiman sus riesgos, provocando estos desastres.”

También en ese momento el Observatorio Petrolero Sur recordaba que YPF tiene un “historial de no proveer la información adecuada” en este tipo de casos, como cuando en octubre de 2016 en una explotación que la empresa tiene en la localidad de Allen, Neuquén “tuvo un derrame en la locación donde se encuentran los pozos gasíferos EFO 360 y 362. El hecho ocurrió en octubre del 2016, pero se conoció varias semanas después”. O como el derrame sucedido en 2014 en la ciudad de Neuquén donde “una pileta clandestina de una planta de tratamiento de residuos petroleros cedió y una calle se convirtió en un río de hidrocarburos. Entonces se aplicó un multa de $ 2.100.000 que todavía no se cobró”.

Fuente: ANRed

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.