Investigan a un comisario de Paraná por una denuncia de acoso

Dos mujeres de la Policía de Entre Ríos, denunciaron haber sido acosadas por su jefe, a cargo de la Comisaría 11° de Bajada Grande en la capital provincial. Tras conocerse la acusación, el funcionario sacó licencia.

Comisaría 11 de Paraná.

La Fiscalía de Violencia de Género y Abuso Sexual de Paraná investiga la denuncia de dos policías mujeres que manifiestan haber sido víctimas de acoso por parte de su jefe, quien estaba a cargo de la Comisaría 11° de la capital provincial y ante la situación, sacó licencia.

La versión fue confirmada por el jefe de la Departamental Paraná de Policía, Marcos Antoniow.

El funcionario reconoció que las efectivas policiales que prestan servicios en la dependencia undécima, ubicada sobre Avenida José Manuel Estrada, en Bajada Grande, se acercaron a dar cuenta de la situación el último viernes al edificio de la Jefatura, donde radicaron la denuncia contra el hombre señalado, con rango de comisario principal.

Antoniow sostuvo que desde la Departamental elevaron el caso a la Justicia y abrieron también una investigación interna. Asimismo, desmintió trascendidos acerca de que el comisario denunciado había sido apartado de su cargo: “Se le dio licencia porque así lo pidió el jefe de comisaría”, informó. Mientras tanto, el subjefe Jesús Moreira, oficial principal, quedó a cargo de la dependencia.

“Las funcionarias siguen trabajando ahí, por eso él mismo pidió licencia, para alejarse del lugar de trabajo y no entorpecer ninguna investigación, por lo que se puso a disposición en todo momento”, afirmó el jefe de Policía de Paraná.

Acerca de los detalles de la denuncia, Marcos Antoniow informó que “hay versiones encontradas”. “Por eso nosotros lo que hicimos fue recepcionar la denuncia de las funcionarias que hicieron acá el planteo, darles lugar, preservar la integridad física de ellas para que trabajen cómodas y al jefe de comisaría se lo llamó y se le explicó la situación, y él optó por sacar licencia”, sostuvo.

De acuerdo al relato del jefe departamental, las mujeres denunciaron “un trato del jefe de dependencia hacia ellas que encuadraría en un acoso laboral o abuso simple”, del cual “no se pueden brindar mayores detalles porque es un delito de instancia privada”.

“Una vez que se tomó conocimiento del hecho, se procedió en consecuencia: se elevaron las actuaciones administrativas para deslindar responsabilidad y se comunicó a la Fiscalía de Violencia de Género para que tome cartas en el asunto”, finalizó Antoniow.

Fuente: Ahora.

One Comment

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *