Discriminación y Violencia de Género en Stro

Varios testimonios se sumaron a los hechos recientes en el bowling, Agenda Abierta dialogó con algunas víctimas y con la delegada en Entre Rios del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi).

Foto Ilustrativa

Por Vero Curvale

“Me trataron como una puta, lloré y me morí de la vergüenza” así comienza el relato Karen, una de las ocho mujeres que el jueves 5 de octubre quedaron fuera del bowling ubicado en Avenida Ramírez 3063 de la ciudad de Paraná. Sus amigas Keylyn, Camila, Melisa, Liz, Aldana, Delfina, Giuliana al lado de ella relatan indignadas la humillante situación que les tocó vivir.

Keylyn festejaba su cumpleaños y fue quien hizo público el repudio a lo que vivieron a través de su cuenta de facebook. Tenían que llegar a Stro antes de las doce para poder entrar gratis y las primeras fueron Karen y Delfina que al intentar ingresar fueron frenadas por el seguridad que le dijo, sigue Karen, “que así no podía entrar porque estaba vestida inadecuadamente. Entonces Delfi le dijo si podía darme su saco, uno larguísimo de esos que se usan ahora, y le dijo que sí pero prendido y sin sacármelo en toda la noche”. Cuando pidieron que les dieran argumentos, el empleado contestó violentamente “estás con las tetas al aire”.

En medio de la situación llegaron las amigas que pidieron hablar con la dueña y les faciliten el “nuevo reglamento interno” al que hacían alusión desde el pub. Lo único que pudieron leer allí es que estaba prohibida la entrada con el torso desnudo, requisito contra el que ninguna de las presentes atentaba y del que ningún cartel visible informaba. Entonces Keylyn solicita a la dueña que explicara bien lo que sucedía porque no estaban entendiendo, a lo que la mujer respondió “lo que pasa es que todos los boliches de Paraná tuvimos una reunión informativa organizada por el Inadi de la cual salió una reglamentación que todos firmaron, que las mujeres no pueden entrar a los boliches vestidas de manera provocativa”; la joven insiste en que le den un número o nombre de la reglamentación para buscarla por el celular y la respuesta que recibió fue “no preguntes más flaca, es el Inadi”.

“Estás mostrando toda la piel” “estás mostrando las tetas” “ese short es muy alto” “esto no es un boliche de costanera, acá es para otra cosa” son algunas de las frases humillantes que les quedaron resonando a estas ocho jóvenes a las que finalmente no dejaron entrar por pedir explicaciones. Mientras tanto vieron como otro grupo de chicas volvían de haberse cambiado de ropa, aceptando las condiciones de admisión del lugar y pudiendo entrar en ese segundo intento.

“Somos mujeres que defendemos muchísimo la lucha, contra el machismo, contra todos esos micromachismos que no hay que minimizar porque son graves porque desencadenan todo lo demás. Si vos estás vestida de una manera, no puede ser que otra persona no se controle en hacerte cualquier cosa. Yo tengo mi derecho de salir a la calle como quiera. Además el discurso que tenía la mina y los patovas, qué mensaje están dando, están retrocediendo un montón en todo lo que venimos ganando como mujeres, como sociedad, como personas, están tirando a la mierda todo lo que se viene tratando de conseguir, de debatir constantemente para que vayas y te digan algo así” construyen como conclusión entre todas y cuentan que se tuvieron que alejar de las redes porque les hicieron muy mal los comentarios misóginos que les dejaron, amén de todas las adhesiones al repudio, que fueron muchas.

Otros testimonios

Cami fue al bowling con su pareja, dos amigos y la novia de uno de ellos el viernes 6: “Cuando me bajo del auto el patovica me pide el documento, tengo 20 años, y en seguida me dice, aunque mejor no me lo des porque así no vas a entrar. Así cómo? Le dije; así con esa remera estas mostrando todas las tetas” acto seguido continúa “porque este lugar es para otra cosa, y le ofreció a mi novio mostrarle un papel que tenían firmado por el Inadi, que era una nueva reglamentación que se encontraba en todos los boliches  y ahora las mujeres tenían que estar tapadas sí o sí”. Cami se sintió humillada, no entendía qué era lo malo que estaba haciendo, tenía el documento, es mayor de edad, y ante las preguntas el patovica le respondió “mirá flaca no me rompás las pelotas y andá a cambiarte a tu casa y después si querés vení y entras pero así no vas a entrar. La verdad quedé totalmente anonadada porque de los años que salgo jamás me pasó nada igual”.

D.A. tiene 26 años y sufrió la discriminación a la entrada del mismo local en abril de este año: “Decidimos salir con mi hermana y dos amigos, hicimos la cola en el bar y antes de llegar a la entrada me dice uno de los seguridad que así vestida no podía entrar. Me reí pensando que era una broma y me dijo: no se de que te reís te hablo en serio. Le dije que cual era el motivo y me dijo tu remera es muy provocativa, o te vas y te cambias o entras con una campera. Tus amigos entran vos No!. Pedí hablar con algún encargado y salió la dueña hablando en malos modos, me dijo que estaba vestida como para ir al rosedal o para “otro lado” que no iba a entrar así a su boliche. Riéndose y tratándome de cualquier cosa con una risa de superada haciéndome pasar vergüenza delante de todos los que estaban en la fila. Le dije que me diera una explicación lógica. Pegó media vuelta y me dejó afuera. Hice la denuncia en el Inadi y un mes después me llegó la citación para la mediación a la que no me presenté para no cruzarme con nadie”.

Agenda Abierta también escuchó testimonios de personas que no quieren hablar públicamente pero contaron brevemente situaciones de discriminación en el mismo lugar por la ropa, el color de la piel, por la cara, algunos por discapacidades, personas en sillas de ruedas, y frases humillantes y misóginas hacia las mujeres del estilo “te equivocaste de esquina”.

La respuesta del Inadi

Silvia Campos, Delegada Nacional del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi) en Entre Rios y Abogada especializada en Mediación, dialogó con Agenda Abierta: “No sé qué ha pasado acá y no se por qué invocaron al Inadi, y si es así por supuesto desmiento absolutamente que esa sea la interpretación del Inadi en cuanto a esta cuestión, de ninguna manera. Primero porque sería absolutamente discriminadora que justamente nosotros trabajamos en contra de eso, es nuestro principal objetivo, y también porque eso estaría en contra de la ley”.

La Ley de Espectáculos públicos 26.370 data del año 2008 pero recién a mediados del corriente es que nuestra provincia adhirió y aún falta reglamentarse. En ella hay una mención específica al Derecho de Admisión que regula desde los motivos por los cuales puede impedirse la entrada hasta la capacitación del personal de seguridad y un registro único de las personas dedicadas a tal función.

Respecto del tema, Campos detalla “el Derecho de Admisión tiene que ser fundamentado y basado en cuestiones objetivas y esto no se estaría dando. Por ejemplo que el lugar sea para mayores de 18 años y que la persona no cumpla con ese requisito, o que el lugar tenga determinada capacidad y se colmó; horarios por ejemplo, si hay otras cuestiones: que la persona venga armada, que traiga elementos de pirotecnia, que la persona haya consumido alcohol o alguna determinada sustancia que pongan en peligro a las demás personas. Esas son las cuestiones que obviamente posibilitan a ejercer el derecho de admisión. Pero no una interpretación en cuanto a la vestimenta. La vestimenta tendría que ser que la mujer vaya con el torso desnudo o cosas así que pudieran alterar el orden del lugar. Pero no estas cuestiones de una interpretación tan subjetiva. La ley no se puede basar en cuestiones subjetivas porque ahí precisamente se generan conflictos”.

En cuanto al comportamiento de los seguridad remarcó que “Los CAP (Personal que realiza tareas de Control, Admisión y Permanencia del público) se creen que son los dueños del lugar. Y ese ejercicio del derecho de restricción o de ingreso, de admisión, como todos los derechos previstos en Argentina son de ejercicio relativo. No hay ningún derecho que es absoluto. Viste que la Constitución Nacional en el Art. 14 dice que todos los derechos deberán ser ejercitados conforme a las reglas que reglamentan su ejercicio. Y éste también, no puede ser abusivo,  porque si no está dependiendo de la liberalidad o interpretación de las partes como decíamos recién”.

La Delegada del Inadi confirmó a Agenda Abierta que se realizaron reuniones con fines informativos destinados a los boliches de la ciudad e hizo hincapié en la responsabilidad del Instituto de, no solamente recibir las denuncias y acompañar a las víctimas sino, sobretodo, de capacitar y brindar información a la sociedad para ir erradicando de manera definitiva estos comportamientos discriminatorios. “Estas chicas se ve que tenían algún grado de información y lo pudieron ejercer, eso es muy bueno. Cuando saltan estas cuestiones te das cuenta del desconocimiento que hay de la Ley y nadie puede ejercer un derecho que no conoce, nadie puede protegerse ante algo que no tiene las herramientas para hacerlo” dijo Campos.

La Mediadora se refirió a la necesidad de hacer las denuncias en los organismos correspondientes porque esto aporta al conocimiento de los hechos que están sucediendo socialmente y la necesidad de intervenir, pidió un compromiso ciudadano para hacer visibles estas situaciones porque de lo contrario “estamos permitiendo un ejercicio abusivo de un derecho, estamos consintiendo. Se naturalizan estas cosas. Hay un montón de requisitos y de pautas para los dueños, ningún derecho es absoluto, nada, aunque seas el dueño del lugar. Además acá es un lugar privado pero con una función pública y lucrás con eso”.

“Yo obviamente rechazo esto que pasó pero se que hay personas que piensan así, y debo ser consciente de eso para poder trabajarlo. Si no trabajamos sobre la efectiva realidad tampoco sirve, tenemos que enfrentarnos a la realidad y atravesarla esa es nuestra principal labor. El verdadero cambio es el cultural y sabemos que se llega a través de procesos extensos, lentos, pero es así y los cambios culturales no pueden ser impuestos, se deben trabajar desde lugares de consenso, de puntos de encuentro, de comprenderse. Esos son los profundos y los que se mantienen en el tiempo” finalizó.

 

Para denunciar:

Dirección: San Juan 173, Paraná

Mail: entrerios@inadi.gob.ar

Teléfonos: 0343 4232034- 0800 999 2345 (este último las 24 hs.)

Para consultar la Ley:

Ley Espectáculos Públicos

9 Comments
  1. Me paso hace algunos años lo mismo pero la excusa para no dejarme entrar fue diferente. Iba a ir a jugar al bowling y obviamente no iba a ir de tacos para jugar. En la entrada me frena el tipp y me dice que no puedo entrar. Pedí una explicación y me dijo : “No podes venir de zapatillas tenes que venir de zapatos” yo no lo podia creer. Obviamente no volví mas a ese antro de mierda nada mas fui porque es el unico lugar que queda para jugar al bowling. La dueña del local, ¿que se cree? ¿que es dueña de un local em Soho? Es un antro mal decorado y encima cuuando pasas por la vereda te asfixia el olor a mierda que sale de ahí. No hay que ir mas a esa porquería y que se funda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *